TARJETAS DE VISITA Y RETRATOS DEL SIGLO XIX EN MÉXICO


Universidad Autónoma de Aguascalientes

02 octubre del 2019 al 12 enero del 2020

Esta exposición reúne las reproducciones en tamaño ampliado de una serie de retratos de estudio realizados en el formato fotográfico conocido como “tarjeta de visita”, el cual, patentado en Francia en 1854, adquirió inmediata popularidad en Europa y posteriormente en todo el mundo, gracias a su bajo costo y fácil reproducción.

En México, con el fin de satisfacer una demanda creciente, se instalaron en las principales ciudades del país numerosos estudios fotográficos que ofrecieron a la clase media de la segunda mitad del siglo XIX la posibilidad de inmortalizar su imagen, tal como lo habían hecho hasta entonces los pintores de retratos al óleo, privilegio reservado a los miembros de los estratos más altos de la sociedad.

Para sus composiciones, los fotógrafos empleaban escenografías de tipo teatral, simulando palacios o paisajes campestres mediante el uso de telones pintados, columnas, balaustradas modeladas en yeso, mobiliario de la época y grandes cortinajes. A través de esos montajes, podemos ahora observar la manera de vestir de hombres, mujeres y niños de aquellos años, así como las posturas y expresiones faciales que se consideraban las adecuadas para la ocasión.

Las fotografías impresas en un fino papel albuminado eran pegadas en cartoncillos con los datos del estudio, y se entregaba al cliente la cantidad de ejemplares solicitada. Por lo general, eran obsequiadas a familiares cercanos, a novios o conocidos de las personas retratadas quienes utilizaban el reverso de las tarjetas para escribir mensajes a sus destinatarios. De ahí nació el “álbum familiar” en el que se resguardaban y coleccionaban las fotografías de parientes y amigos.

De esta manera, la tarjeta de visita adquirió un uso social como objeto de consumo y de promoción de la identidad de un sector social en ascenso. La intención de crear una identidad propia a través del retrato fotográfico constituye un modo de comunicación que continúa vigente en las nuevas generaciones. Los formatos han cambiado, la tecnología ha acelerado los procesos de autorepresentación y comunicación visual, pero el concepto sigue siendo el mismo: la necesidad de retratarse con el propósito de plasmar la pertenencia en el tiempo de una personalidad y una sociedad determinadas.

Las fotografías originales pertenecen a la Colección Ricardo B. Salinas Pliego, y conforman un archivo de inconmensurable valor documental e histórico.

exposiciones

Galería